Inicio Medio ambiente Ecología Viaje transatlántico, el impacto del Sahara en la Amazonía

Viaje transatlántico, el impacto del Sahara en la Amazonía

0
Viaje transatlántico, el impacto del Sahara en la Amazonía

Imagínense una vasta columna de polvo que cruza el océano Atlántico, viajando desde el Sahara hasta la selva amazónica, aunque parezca mentira, es un fenómeno fundamental para la salud del bosque tropical más extenso del planeta.

La Depresión de Bodélé: El corazón del fenómeno de transporte de polvo transatlántico

Para que una tormenta de polvo pueda transportar millones de toneladas de polvo a través de un océano, se necesitan vientos realmente fuertes que puedan elevarlo desde la superficie hasta la atmósfera y transportarlo por más de 4.000 km. En el corazón de este fenómeno se encuentra la Depresión de Bodélé, ubicada en el extremo sur del desierto del Sahara, al noreste del lago Chad, que cubre el 0,2 % de la superficie del desierto más extenso del mundo.

La geografía de Tibesti y Ennedi, es considerada el efecto Venturi más bello del planeta, el ojo de un gran huracán de polvo. Este fenómeno lleva el nombre de Giovanni Battista Venturi, un físico italiano del siglo XVIII, que hace referencia a la aceleración de un fluido en movimiento cuando se adentra en un conducto estrecho. Por lo tanto, estas formaciones montañosas actúan como una especie de embudo, acelerando el Harmatán, viento aliso que cruza África Occidental en dirección suroeste entre los meses de noviembre y abril, generando gigantescos vórtices de aire que permite al polvo elevarse a la atmósfera.

El 58 % de los levantamientos de polvo registrados en el Sáhara, en los últimos 20 años, tuvieron lugar en la Depresión de Bodélé y se calcula que envía más de la mitad del polvo que se deposita anualmente en la selva amazónica, de 65 a 35 millones de toneladas, mientras que entre 180 y 100 millones de toneladas se depositan en el océano Atlántico.

Polvo del Sahara: vital para el suministro de nutrientes de la Amazonía

Junto con el polvo, llegan nutrientes esenciales como el fósforo, un elemento clave para la vida vegetal. La Amazonía, aunque siempre exuberante y verde, su suelo es poco profundo, pobre en nutrientes y casi sin minerales solubles. Las fuertes lluvias arrastran los nutrientes del suelo obtenidos de las rocas meteorizadas. La selva tropical tiene un corto ciclo de nutrientes, y debido al fuerte lavado, se requiere un suministro estable de minerales para mantener el delicado equilibrio. Por lo tanto, esta lluvia de polvo cargada de fósforo es como una inyección de nutrientes que fertiliza la selva.

Los suelos de la Amazonía, aunque exuberantes y verdes, están muy desgastados y suelen ser pobres en nutrientes, especialmente en fósforo.

No solo el Sahara

Aunque el polvo del Sahara ha sido señalado como una fuente clave de fósforo para la selva amazónica, un reciente estudio muestra que no es la única fuente. Hay estudios que indican que la cuenca del Amazonas también recibe polvo y nutrientes de los desiertos del norte y sur de África, los Andes centrales y el loess argentino.

Los fenómenos climáticos globales como El Niño, la Oscilación del Atlántico Norte, la deforestación, el cambio climático son factores que alteran, a corto y largo plazo, el ciclo de retroalimentación que mantiene a la selva tropical y la deposición de polvo. Desentrañar la compleja interacción entre los cambios biofísicos de la superficie terrestre, la respuesta en la circulación atmosférica y el ciclo de nutrientes es fundamental para la gestión futura de los ecosistemas y nuestra comprensión de los efectos a largo plazo de la deforestación en el funcionamiento de los ecosistemas tropicales. 

Estos hallazgos subrayan la increíble interconectividad de nuestro planeta y la importancia de preservar y cuidar nuestros ecosistemas, no solo localmente, sino también globalmente. Lo que sucede en el Sahara tiene un impacto a miles de kilómetros de distancia, en la selva amazónica, y viceversa. Cada grano de polvo cuenta, después de todo, nunca se sabe cuándo una pequeña partícula de polvo puede ser el granito que mantenga viva una selva tropical.


Referencias

Evan, A. T., Flamant, C., Gaetani, M., & Guichard, F. (2016). The past, present and future of African dust. Nature, 531(7595), Article 7595. https://doi.org/10.1038/nature17149

Koren, I., Kaufman, Y. J., Washington, R., Todd, M. C., Rudich, Y., Martins, J. V., & Rosenfeld, D. (2006). The Bodélé depression: A single spot in the Sahara that provides most of the mineral dust to the Amazon forest. Environmental Research Letters, 1(1), 014005. https://doi.org/10.1088/1748-9326/1/1/014005

Li, Y., Randerson, J. T., Mahowald, N. M., & Lawrence, P. J. (2021). Deforestation Strengthens Atmospheric Transport of Mineral Dust and Phosphorus from North Africa to the Amazon. Journal of Climate, 34(15), 6087-6096. https://doi.org/10.1175/JCLI-D-20-0786.1

Moran-Zuloaga, D., Ditas, F., Walter, D., Saturno, J., Brito, J., Carbone, S., Chi, X., Hrabě de Angelis, I., Baars, H., Godoi, R. H. M., Heese, B., Holanda, B. A., Lavrič, J. V., Martin, S. T., Ming, J., Pöhlker, M. L., Ruckteschler, N., Su, H., Wang, Y., Pöhlker, C. (2018). Long-term study on coarse mode aerosols in the Amazon rain forest with the frequent intrusion of Saharan dust plumes. Atmospheric Chemistry and Physics, 18(13), 10055-10088. https://doi.org/10.5194/acp-18-10055-2018

Nogueira, J., Evangelista, H., Valeriano, C. de M., Sifeddine, A., Neto, C., Vaz, G., Moreira, L. S., Cordeiro, R. C., Turcq, B., Aniceto, K. C., Neto, A. B., Martins, G., Barbosa, C. G. G., Godoi, R. H. M., & Shimizu, M. H. (2021). Dust arriving in the Amazon basin over the past 7,500 years came from diverse sources. Communications Earth & Environment, 2(1), Article 1. https://doi.org/10.1038/s43247-020-00071-w

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí