Inicio Salud La modernidad afecta a la fertilidad masculina

La modernidad afecta a la fertilidad masculina

0
La modernidad afecta a la fertilidad masculina

La infertilidad en todo el mundo afecta a alrededor del 8 al 12 % de las parejas, y los factores masculinos se identifican como la causa principal en el 50 % de los casos. Además, alrededor del 7 % de todos los hombres se ven afectados por la infertilidad en todo el mundo.

La infertilidad idiopática es el diagnóstico más frecuente en la infertilidad masculina, representando alrededor del 44 % de los casos. Se da cuando los profesionales de la salud no hallan una causa específica o probable que causa la esterilidad. Durante el último medio siglo, la ciencia ha demostrado, de manera consistente, una disminución en la fertilidad masculina. Esta disminución no puede ser atribuida únicamente a la obesidad, el uso de sustancias ilícitas, las tasas de tabaquismo y el abuso de alcohol, sino que, puede ser explicado en parte debido a exposiciones crónicas de toxinas ambientales de la era moderna.

La era moderna y su impacto en la fertilidad masculina

Más de 80.000 productos químicos están registrados en el Programa Nacional de Toxicología de los Estados Unidos, y casi 2.000 nuevos productos químicos se introducen cada año. Nos encontramos rodeados de químicos sintéticos, algunos inofensivos, aunque se sabe que muchos de ellos están relacionados con la disminución o interrupción de la producción de espermatozoides. Por ejemplo, ftalatos, hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAPs), las aminas aromáticas (AA) o los compuestos organofosforados, en algunos países han sido prohibidos o significativamente restringidos debido a sus conocidos efectos cancerígenos y su toxicidad para la reproducción.

El tamaño importa: cómo las partículas finas afectan la fertilidad

La contaminación del aire, un problema omnipresente en muchas ciudades, es uno de los factores que también inciden sobre la fertilidad. Las partículas finas en suspensión de menos de 2.5 micras, conocidas como PM2.5, que se encuentran en el aire que respiramos pueden tener un impacto significativo en la calidad del semen y la fertilidad masculina. Las investigaciones han demostrado que la exposición a estas partículas, pueden contener sustancias químicas orgánicas, polvo, hollín y metales, puede llevar a una disminución en la concentración de espermatozoides, su movilidad y su morfología, tres factores clave para la fertilidad masculina.

Estas partículas son completamente respirables debido a su tamaño (1 diezmilésima de pulgada), ya que pueden viajar hasta lo más profundo de los pulmones y penetrar en el sistema respiratorio, depositándose finalmente en los alvéolos pulmonares. Incluso pueden llegar a introducirse en el torrente sanguíneo. Además, estas partículas, que pueden provenir de los automóviles, camiones, fábricas, quema de madera y otras actividades, están compuestas por elementos más tóxicos que las partículas más grandes.

El estrés oxidativo, la inflamación y el daño al ADN son solo algunos de los procesos que pueden ser desencadenados por la exposición a estas partículas. Estos procesos pueden dañar las células espermáticas, reduciendo su capacidad para fertilizar un óvulo.

Productos químicos cotidianos: una amenaza silenciosa para la fertilidad masculina

Los productos químicos dañinos, como los pesticidas y los disruptores endocrinos (entre los que destaca el BPA que se encuentra en plásticos, recibos y envases de alimentos; los ftalatos que se encuentra en el plástico de vinilo o productos de cuidado personal, e incluso el ácido perfluoroalquilo, presente en los utensilios de cocina antiadherente o textiles repelentes al agua), también están jugando un papel importante en la disminución de la fertilidad masculina.

Estos productos químicos, que a menudo se encuentran en nuestros alimentos, agua y productos de uso diario, pueden interferir con el sistema endocrino, el sistema del cuerpo que regula las hormonas. Las hormonas, a su vez, juegan un papel crucial en la producción de espermatozoides y en la función espermática. Al interferir con este delicado sistema, estos productos químicos pueden llevar a una disminución en la producción de espermatozoides y a una función espermática deficiente.

El calor, una amenaza para la fertilidad masculina

Otro factor a tener en cuenta que afecta a la infertilidad masculina es la exposición al calor excesivo. A medida que las temperaturas globales continúan aumentando, también lo hace el estrés térmico, una condición que puede afectar la producción y función de los espermatozoides. Las investigaciones han demostrado que la exposición a altas temperaturas puede llevar a una disminución en la concentración y movilidad de los espermatozoides y a un aumento en el daño al ADN de los espermatozoides.

La temperatura juega un papel relevante en el mantenimiento de la espermatogénesis normal en los testículos. La temperatura escrotal es de 2 a 4 °C más baja que la temperatura corporal central y cualquier factor que provoque un aumento de la temperatura escrotal afectará el proceso de espermatogénesis y provocará la infertilidad masculina. Además, se observó que un aumento de 1 a 1,5 °C en la temperatura escrotal puede provocar una producción deficiente de espermatozoides (oligozoospermia, azoospermia, teratozoospermia) y anomalías morfológicas de los espermatozoides.

Estos factores, y otros como ellos, representan una amenaza real y creciente para la fertilidad masculina. Sin embargo, no todo es desesperanza. Hay varias estrategias que podemos emplear para mitigar el impacto de estos factores ambientales. Estas incluyen reducir la exposición a la contaminación del aire y a los productos químicos dañinos, mejorar los factores del estilo de vida como la dieta y el ejercicio, e implementar políticas para mitigar los efectos del calentamiento global.

Además, es crucial que continuemos investigando y aprendiendo más sobre cómo estos factores ambientales afectan la salud reproductiva. Solo a través de una comprensión más profunda de estos problemas podremos desarrollar estrategias más efectivas para asegurar la salud y el bienestar de las generaciones futuras.


Referencias

Jensen, T. K., Frederiksen, H., Bay, K., & Skakkebaek, N. E. (2017). Environmental Factors and Male Fertility. En C. J. De Jonge & C. L. R. Barratt (Eds.), The Sperm Cell: Production, Maturation, Fertilization, Regeneration (2.a ed., pp. 240-259). Cambridge University Press. https://doi.org/10.1017/9781316411124.018

Jurewicz, J., Hanke, W., Radwan, M., & Bonde, J. P. (2009). Environmental factors and semen quality. International Journal of Occupational Medicine and Environmental Health, 22(4), 305-329. https://doi.org/10.2478/v10001-009-0036-1

Kresser, C. (2017, diciembre 13). Environmental Factors Affecting Sperm Count. Kresser Institute. https://kresserinstitute.com/environmental-factors-affecting-sperm-count/

Krzastek, S. C., Farhi, J., Gray, M., & Smith, R. P. (2020). Impact of environmental toxin exposure on male fertility potential. Translational Andrology and Urology, 9(6), 2797-2813. https://doi.org/10.21037/tau-20-685

Kumar, N., & Singh, A. K. (2022). Impact of environmental factors on human semen quality and male fertility: A narrative review. Environmental Sciences Europe, 34(1), 6. https://doi.org/10.1186/s12302-021-00585-w

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí