Inicio Historia de la ciencia Un diálogo entre ciencia y arte

Un diálogo entre ciencia y arte

0
Un diálogo entre ciencia y arte
Frederic Church "Lluvia pasajera en los trópicos" (1872). Óleo sobre lienzo.

La relación entre la ciencia y el arte a menudo se ha descrito como un diálogo, una conversación en la que ambas disciplinas se enriquecen mutuamente. Un ejemplo perfecto de esta interacción es la conexión entre el naturalista prusiano Alexander von Humboldt (1769-1859) y el pintor estadounidense Frederic E. Church (1826-1900). Gracias a la obra monumental de Humboldt, a Church le sedujo la idea de traducir la armoniosa unidad del universo descrita por el investigador en grandiosas obras de arte. Este diálogo entre la ciencia y el arte no solo ha dado como resultado algunas de las pinturas más memorables de Church, sino que también demostró cómo la ciencia puede inspirar y enriquecer la creación artística.

Alexander von Humboldt (1769-1859)
Frederic Church (1826-1900).

La conexión Humboldt-Church: Un viaje a través de Cosmos

Cosmos de Alexander von Humboldt, es una obra monumental, un hito en la historia de la ciencia. Su enfoque holístico y multidisciplinario revolucionó la investigación científica y sentó las bases de campos de estudio completamente nuevos como la climatología y la oceanografía.

En una carta de 1834, Humboldt escribió a su amigo, el autor Varnhagen von Ense, sobre las intenciones de compilar en un solo trabajo “desde las estrellas nebulosas hasta la distribución geográfica de los musgos en rocas de granito”. Es así, como tras una década desde que se embarcase en esta titánica tarea, finalmente, el volumen inicial de Cosmos fue impreso en 1845.

Alexander von Humboldt y A. G. Bonpland, Geografía de las plantas equinocciales: Tabla física de los Andes y países vecinos (1807).

Siguiendo los pasos de Humboldt

Como primer aprendiz de Thomas Cole, fundador de la Escuela del Río Hudson, Frederic Church adoptó la interpretación grandiosa y simbólica de su maestro sobre el paisaje americano, una influencia que se puede apreciar en sus primeras obras de Nueva Inglaterra. Sin embargo, a medida que se familiarizaba con las ideas de John Ruskin, quien defendía que un análisis detallado de la naturaleza podía desentrañar las verdades más profundas del mundo, Church comenzó a distanciarse de los paisajes épicos y moralizantes que caracterizaban la obra de su maestro.

Frederic Church. Cotopaxi (1855), óleo sobre lienzo.

Church se sintió atraído por la visión de Humboldt de la naturaleza como un todo interconectado. Humboldt enfatizó la importancia de viajar para entender el mundo, y Church siguió este consejo, haciendo numerosos viajes a lugares exóticos para pintar. Estos viajes incluyeron expediciones a América del Sur, el Medio Oriente y el Ártico.

En Sudamérica, Church estuvo en dos ocasiones, entre en la primavera de 1853 y en 1857, que permitieron crear algunos de sus lienzos más memorables, como los de los volcanes Cayambe, Cotopaxi y Chimborazo en Ecuador.

Dos años después de regresar a Estados Unidos, Church pintó El corazón de los Andes (1859), una gran obra que mide 1,68 m de alto por 3,02 m de ancho, que actualmente se encuentra en la colección del Museo Metropolitano de Arte de Nueva York. Una amplia panorámica con un estudio casi científico de los detalles, que tiene como objetivo: producir una sensación de asombro y reverencia por la naturaleza.

La pintura se expuso en Nueva York, Londres y otras ciudades de Norteamérica. Se estima que por cada mes de exposición, pasaron entre doce y trece mil personas que pagaron veinticinco centavos para verla.

Frederic Church, El Corazón de los Andes (1859), óleo sobre lienzo, Metropolitan Museum of New York.

La experiencia inmersiva de Church

Se preocupó por incluir una dimensión espiritual en sus obras, una característica que se refleja en la forma en que presentaba sus pinturas al público. Church creó una experiencia inmersiva para los espectadores, oscureciendo estratégicamente la habitación, creando la ilusión de una vista desde una ventana, una técnica que añadió una dimensión adicional a la obra. Incluso trajo plantas de un viaje anterior a Sudamérica para realzar la experiencia de los espectadores. La obra fue un éxito instantáneo y Church finalmente la vendió por $10,000.

La influencia de Humboldt en la obra de Church

La influencia de Humboldt en Church no se limitó a la inspiración que proporcionó a través de sus escritos. Humboldt desafió a los artistas a retratar la “fisonomía” de los Andes, un desafío que Church aceptó y llevó a cabo en su obra. La pintura “El corazón de los Andes” es un testimonio de la influencia de Humboldt en Church y de cómo el pintor logró capturar la majestuosidad de los Andes.


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí