Inicio Medio ambiente Cambio climático El cloro: ¿solución audaz para disminuir el metano en la atmósfera?

El cloro: ¿solución audaz para disminuir el metano en la atmósfera?

0
El cloro: ¿solución audaz para disminuir el metano en la atmósfera?

En la lucha contra el cambio climático, la ciencia no deja de buscar soluciones innovadoras. Desde hace ya varios años, se ha puesto la lupa sobre el papel que juega el metano (CH4), un gas de efecto invernadero potente pero poco discutido en comparación con su famoso primo, el dióxido de carbono (CO₂).

Metano, un desafío en la lucha contra el cambio climático

El metano es un gas incoloro e inoloro, que se produce, a partes iguales, tanto por causas naturales como antropogénicas, es decir, causadas por la actividad humana. El metano es uno de los gases de efecto invernadero que, si bien está presente en menor cantidad que el CO₂ en nuestra atmósfera, tiene un efecto más potente.

El Acuerdo de París de 2015 propone un desafío considerable: limitar el aumento global de la temperatura a 2 °C por encima de los niveles preindustriales, y si es posible, llegar incluso a 1,5 °C. Sin embargo, el metano está dando dolores de cabeza a los científicos. Estudios recientes muestran que las tendencias de emisión y concentración de este gas no están alineadas con los objetivos del acuerdo.

Aunque el metano se encuentra en cantidades 220 veces inferior al del CO₂ en nuestro planeta, su emisión está experimentando un incremento relevante. La concentración de metano en la atmósfera ha aumentado un 59 % desde la revolución industrial, con un poder de calentamiento 23 veces mayor que el CO₂.

La industria ganadera, que constituye el 40 % del valor total de la producción agropecuaria global, juega un papel crucial en esta situación. Para tener una idea de la magnitud de este sector, en 2018, se estimaba que en el mundo existían 143.000 millones de bovinos, 187.000 millones de ovejas y cabras, 0.98 mil millones de cerdos y 19.600 millones de pollos. Resulta importante destacar que el sector ganadero es responsable del 37 % de las emisiones globales de metano, y la principal fuente de esta emisión se encuentra en el proceso de fermentación entérica que se da durante la digestión de los bovinos.

Reacciones químicas para disminuir el metano

La principal forma en que el metano se elimina de la atmósfera es a través de reacciones químicas con otras moléculas. Sin embargo, esta es una tarea difícil, debido a que el metano tiene una vida más corta en la atmósfera (10 a 12 años) en comparación con otros gases de efecto invernadero, lo que significa que su concentración puede cambiar rápidamente.

Recientemente, algunos estudios han propuesto una idea audaz: agregar intencionalmente cloro a la atmósfera para disminuir la concentración de metano. Pero, ¿cómo se hace eso? Para entenderlo, debemos comprender que el cloro en la atmósfera puede reaccionar con el metano, formando compuestos que son más fáciles de eliminar.

Si se fija una meta para reducir la concentración de metano en la atmósfera en un 20 %, 45 % o 70 % para el año 2050, considerando un escenario en donde las emisiones se han incrementado de forma sostenida, los datos arrojados por un estudio publicado en Nature Comunications, indica que sería necesario incrementar los flujos de cloro en 630, 1250 y 1880 millones de toneladas por año, respectivamente. Según las proyecciones del estudio, esto logrará una disminución de la temperatura en la superficie terrestre en 0.2 °C, 0.4 °C y 0.6 °C para 2050.

Sin embargo, esta propuesta es tan prometedora como peligrosa. Aumentar la cantidad de cloro en la atmósfera puede tener efectos negativos, tanto en la composición de la atmósfera como en el clima de la Tierra. Aunque el cloro puede disminuir la concentración de metano, también puede afectar a la capa de ozono, un gas crucial para el equilibrio de nuestro planeta, además de tener un impacto sobre la calidad del aire y la acidificación de los océanos.

Aunque la idea de usar cloro para disminuir las concentraciones de metano en la atmósfera es prometedora, aún hay muchos factores que se deben considerar antes de su implementación. Como en muchas soluciones propuestas para enfrentar el cambio climático, la clave radica en encontrar el equilibrio correcto, sin causar más daño que beneficios. Se requiere de más investigación y cuidadosa consideración para determinar si esta innovadora propuesta es viable y segura para nuestro planeta.


Referencias

Ambiente, R. I. de M. (2018). Revista Iberoamericana Ambiente & Sustentabilidad (América Latina). https://ambiente-sustentabilidad.org/index.php/revista/article/view/215

Li, Q., Meidan, D., Hess, P., Añel, J. A., Cuevas, C. A., Doney, S., Fernandez, R. P., van Herpen, M., Höglund-Isaksson, L., Johnson, M. S., Kinnison, D. E., Lamarque, J.-F., Röckmann, T., Mahowald, N. M., & Saiz-Lopez, A. (2023). Global environmental implications of atmospheric methane removal through chlorine-mediated chemistry-climate interactions. Nature Communications, 14(1), Article 1. https://doi.org/10.1038/s41467-023-39794-7

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí